Distancia

Oscilaban. Sus bocas como frutos prohibidos. Las miradas quietas. El sonido de los pensamientos como una brisa como viento que despertaba los sentidos. Y desataba una tormenta. Cada palabra contra el vidrio. Apenas una luz en la pantalla Sin frutos. Ni besos. Apagándose en esa oscilación del silencio.

Deja una respuesta